Claves para evitar la desmotivación del equipo comercial

Claves para evitar la desmotivación del equipo comercial

3 mayo, 2018 0 Por Camilo Valencia

Una de las barreras a las que se enfrenta un vendedor durante su vida profesional es su propia motivación. Si carece de ella, su capacidad para cerrar acuerdos comerciales se verá muy mermada y la calidad del servicio al cliente se reducirá.

Los comienzos siempre son bonitos. Para los comerciales también lo son, y cuando inician su andadura profesional son conscientes de que tienen ante sí un sinfín de oportunidades y posibilidades de ventas. Siempre confían en sus capacidades, pero con el tiempo pueden desmotivarse y perder la ilusión por lo que están haciendo.

Evitar algo antes de que suceda no siempre es sencillo, aunque en este caso es factible y más que recomendable poner la tirita antes de hacerse la herida. Si pretendemos que nuestros comerciales no se desmotiven, debemos procurar que se sientan una pieza clave en la compañía, que perciban que su papel es fundamental y que nunca pierdan de vista sus objetivos. Pero, ¿cómo podemos lograrlo?

La motivación es imprescindible
Para empezar, hay que tener siempre en cuenta la opinión de todos los miembros del equipo comercial. Escuchar a nuestros vendedores es una herramienta de motivación porque les demostraremos que nos interesamos por el día a día de su actividad y sus necesidades y les transmitiremos seguridad y confianza.

Esto es beneficioso para ellos, pero también para la compañía: nuestros profesionales son una gran fuente de información y de ideas directas del mercado que pueden ser integradas en la estrategia de la empresa y ayudar a la toma de decisiones globales.

Unos trabajadores fidelizados, comprometidos y motivados se traduce en unos clientes también fidelizados y, por supuesto, satisfechos. Existen una serie de pasos clave para incentivar a nuestros profesionales:

1. Marcar las metas del comercial en la empresa, exigentes pero alcanzables
2. Definir los propósitos personales del vendedor y poner a su disposición las herramientas necesarias para desempeñar bien su trabajo
3. Pactar la metodología para alcanzar todo lo anterior
4. Establecer las técnicas para medir el rendimiento y ponerlo en conocimiento de los comerciales
5. Definir los canales y cauces de comunicación entre los vendedores y la empresa
6. Poner en marcha programas de formación para nuestro equipo comercial
7. Realizar reconocimientos públicos al mérito individual y a toda la fuerza de ventas
8. Establecer vínculos con la compañía, fidelizando a los profesionales para evitar la rotación
9. Medir y estimular la implicación de la fuerza de ventas
10. Emplear todas las herramientas de motivación a nuestro alcance: recompensas, retribución flexible, viajes, días libres, etc.

Está claro que la motivación no es una garantía para alcanzar los objetivos, ni personales ni de la empresa, pero es una clara fuente de inspiración para lograrlos. Teniendo claras todas las acciones que se pueden llevar a cabo para incentivar al equipo comercial, no hay motivos para no hacerlo. Sin duda podremos ver cómo incide el hecho de tener trabajadores contentos en el volumen de ventas y en los resultados de nuestro negocio.

Encuentra el artículo original publicado por SalesLand aquí