Desmotivación Laboral

Desmotivación Laboral

5 septiembre, 2018 0 Por Camilo Valencia

Una de las características que distinguen a los estados que han tenido un despertar económico es la instalación de empresas ancla que consecuentemente detonan en un crecimiento sistémico de la economía de empresas pequeñas; que se convierten en cadenas de suministro que fortalecen sus modelos de negocios. En los ciudadanos se convierte en un motivador laboral que hace que aspiren a trabajar en ellas, se fortalece la economía familiar y se convierten en un principio de motivación laboral.

La motivación es un proceso interno que tiene una fuerte influencia por las características del entorno ya que se determina en parte por las decisiones que toma el individuo. De ahí que las empresas deben realizar diversas acciones para propiciarle al trabajador mejores condiciones de trabajo que le permitan evaluar los esfuerzos que debe realizar en función de los beneficios.

La interacción del individuo con su vida laboral influye psicológicamente en su estado de salud y en su rendimiento, lo que se al final se convierte en eficiencia con las que realiza sus actividades.

Todas las personas necesitan un motivo para realizar sus actividades, pero ninguna trabaja por la misma causa, la compresión de dichas causas es esencial para lograr un buen diseño del trabajo y una mejor motivación en los trabajadores que resulte satisfactoria.

Las empresas pueden aumentar la variable que incide el desempeño y esfuerzo entregado por los trabajadores en sus ocupaciones, entendiendo el trabajo como el ámbito de relación humana, no solo como un intercambio de servicios por remuneración ya que también es fuente de satisfacción profesional y personal.

Los trabajadores en la organización son el elemento más importante de la misma, por lo que requieren un tratamiento especial, no como una máquina sino como un ser humano con necesidades y vivencias únicas, las cuáles deben ser tomadas en cuenta para producir las motivaciones necesarias que llevarán al logro de los objetivos.

Las organizaciones deben empezar a transformar la manera de actuar frente a los individuos, considerando que en ellos se encuentra el éxito y la productividad de una empresa. La vida del individuo se realiza dentro de la empresa, en ella se encuentra con una vida social en la cual se enfrentan deseos, aspiraciones, sentimientos e intereses.

La motivación es un factor que se alimenta con el aporte de todos, no va en una sola dirección, sino que debe ser interactiva y de esta forma se comparte mejor. Tener que soportar siempre la responsabilidad de motivar a los demás es una carga que se hace difícil e insoportable, en cambio cuando la das y la recibes divides por la mitad tu obligación. Existen personas que su motivación no depende exclusivamente de ellas misma, sino de sus superiores y su entorno social o profesional.

 

Conozca aquí 4 tipos de motivación laboral 

 

La motivación laboral consiste fundamentalmente en mantener culturas y valores corporativos que conduzcan a un alto desempeño, por esto es necesario pensar en qué puede hacer uno para estimular a los individuos y a los grupos para que den lo mejor de ellos.

La motivación laboral es la capacidad que tienen las empresas y organizaciones para mantener el estímulo positivo de sus empleados en relación a todas las actividades que realizan para llevar a cabo los objetos de la misma. Constituye el éxito de toda empresa el lograr que sus empleados sientan que los objetivos de esta se alinean con sus propios objetivos personales, capaces de satisfacer sus necesidades y llenar sus expectativas.

El sentirse motivado hacia el trabajo trae consecuencias psicológicas positivas tales como: autorrealización, sentirse competentes, saberse útiles y mantener la autoestima; las satisfacciones proporcionadas por el trabajo sí contribuyen al bienestar general del individuo y a su sentimiento de valor personal.

La empresa es un ente que por sí sola no puede alcanzar sus objetivos, necesita personas para que funcione, cuando un empleado entra en una fase de desmotivación empieza a perder el entusiasmo y la ilusión. Su rendimiento comienzan a verse reducido y la calidad del trabajo queda afectada.

La motivación es un elemento fundamental para el éxito empresarial ya que de ella depende, en gran medida, la consecuencia de los objetivos de la empresa. Muchas empresas todavía no están conscientes de la importancia de esta situación y siguen poniendo en práctica una política de trabajo que no incluye el factor humano.

Las organizaciones deben procurar un entorno donde el trabajador se sienta motivado, no se puede olvidar que el recurso más importante de una empresa es el humano, de ahí que se le debe prestar mayor atención. El trabajador debe sentirse una parte importante de la empresa, nunca como un factor aislado.

Cuando una persona fracasa en su trabajo es porque está desmotivado o porque su rendimiento es bajo y ante eso los jefes no se responsabilizan y creen culpable del problema al trabajador. Sin embargo, muchas veces son los jefes los que, sin pretenderlo, estimulan la falta de éxito del trabajador.

Esto ocurre porque en el entorno laboral se genera una dinámica en la que los trabajadores son percibidos como mediocres o de bajo rendimiento y satisfacen las bajas expectativas que tienen sus jefes de ellos. El resultado es que la motivación del trabajador termina arruinada. Es tarea del líder como trabajador crear un ambiente laboral propicio al desarrollo en el que cada parte ponga su granito: el trabajador con su desempeño y el líder con su arte de dirigir los esfuerzos del grupo por lograr los objetivos de la empresa.

Es mi intuición que nuestro estado sufre una gran desmotivación laboral y que mientras no se detone un despertar económico seguiremos viviendo este letargo de una tranquila y bella hermosa ciudad colonial que de eso no se vive y seguiremos exportando valioso capital humano a otros estados.

 

 

Encuentre la publicación completa realizada por El Siglo de Durango aquí